ACOSO ESCOLAR

28 Dic

No me hubiera gustado escribir nunca este post pero creo que  es lo mejor que puedo hacer en estos momentos en memoria de Alan, el adolescente transexual que se ha suicidado por acoso escolar en Barcelona y como madre de un niño pre-adolescente que sufre acoso escolar desde hace años. Ya comenté en otro post lo difícil que ha resultado y sigue resultando mi maternidad y lo complicado que está siendo para Guillermo crecer y ser aceptado. Mi hijo tiene trece años y tiene una discapacidad, la tiene porque es diferente, porque no se adapta al cuadrado del aprendizaje de nuestro sistema, como consecuencia de su retraso curricular y de un montón de etiquetas y diagnósticos. Lo único que Guillermo quiere es ser aceptado por los demás y encontrar su identidad dentro del grupo, posibilidad que se le niega reiteradamente.ACOSOESCOLAR

El diagnóstico es lo de menos. Nuestra realidad es que desde hace años sufrimos acoso escolar y hemos cambiado tres veces de centro, vamos a por el cuarto. Digo sufrimos porque es un acoso que afecta a la familia, a los que en círculos cercanos le queremos y le aceptamos con sus peculiaridades. Estos días con la noticia de Alan, creo que es momento de reflexionar, de pensar por qué se castiga la diferencia y las dificultades en una sociedad que se presupone más tolerante que nunca. Como dice la portavoz de la asociación Chrysallis, que defiende los derechos de los menores transexuales, se trata de un asesinato social. Totalmente de acuerdo. Es momento de parar para evitar más muertes.

En mi caso actual (su tercer colegio) se culpabiliza a la víctima, se nos ha tratado y nos siguen tratando como delincuentes. Para el centro (en este caso religioso por aquello del ensayo error) es más fácil echar al débil y al que tiene el problema que trabajar con el resto de la clase a nivel social. El acoso se produce cuando no hay profesores, “eres bobo, tienes el cerebro vacío, pesado…” unido a pellizcos y collejas y a una falta de credibilidad a la versión de la víctima por parte de los profesores y la dirección.  Le han sancionado con expulsión de clase tres veces tan solo en el primer trimestre, con seis partes de comportamiento (hay que recordar que tiene una discapacidad y la falta de habilidades sociales para defenderse forman parte de su discapacidad). Y en esa dinámica del acoso por parte del centro andamos, se nos culpabiliza de todo, se permiten incluso hacer juicio de nuestra vida privada. La realidad es que es el propio centro el que le excluye de la integración (norma básica en su ideario como colegio) supongo que para recibir subvenciones, ya que como consecuencia de su última expulsión le han privado de actuar con el resto de sus compañeros en la función de Navidad. Los colegios nunca reconocen que tienen acoso en su centro. Guillermo viene de una experiencia anterior en otro centro público, en la que hubo agresión física de cuatro compañeros que le dieron una paliza en el patio y el centro tiró balones fuera sin poner ninguna medida eficaz.

Como padre/madre si lees esto seguro que piensas que “pobrecito”, “toda mi solidaridad con tu hijo” pero plantéate si hay alguien diferente en la clase de tus hijos por el motivo que sea: sexo, raza, religión, discapacidad cual sería su/vuestra actitud. La actitud por experiencia más común entre los padres con sus hijos normativos cuando se produce el acoso alrededor es “tú no te metas en líos” que es como dar la consigna de “mira para otro lado”. Esta actitud conlleva el aislamiento total de la víctima y la impotencia, falta de autoestima y depresión. Por supuesto, yo como madre de la criatura estoy también excluida del círculo de madres del colegio a nivel social y de los grupos de wassap. A mí no me importa, soy adulta y lo gestiono de la mejor manera posible, intento manejar la situación con las armas que tengo y por pura supervivencia.

Otra reacción habitual de los padres es quejarse porque al aceptar a una persona con otro ritmo o discapacidad en la clase,  altera el ritmo de aprendizaje de sus hijos. Ya sabemos que esta sociedad nauseabunda que habitamos es una jungla y aunque como padre o madre no hayas alcanzado ninguna de tus metas en la vida, tus hijos lo harán por ti, hablarán inglés, chino y serán directivos o directivas de una gran empresa…

Y sin otro particular y en espera de vuestras reacciones y pensamientos, se despide la madre de un niño acosado en espera de su cuarto colegio.¿Y me preguntáis que si la integración existe? Rotundamente no.

Anuncios

Una respuesta to “ACOSO ESCOLAR”

  1. Kate diciembre 31, 2015 a 2:05 pm #

    Madre mía, no puedo creer que seguís pasando por ese calvario. Que injusto y que triste que os ha fallado otra vez el sistema educativo. Menos mal que eres una mujer luchadora. No te rindas Sonia, estamos contigo.
    Kate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: