MI MATERNIDAD

19 May

Cuando una piensa en la maternidad sin tener previa experiencia, la idea que se le viene a la cabeza (hablo por mí aunque es un sentimiento compartido con más mujeres) es la de la idealización, el estado completo de la mujer, la felicidad plena. Antes de mi experiencia como madre yo me sentía una mujer plenamente feliz. Decidí ser madre al poco tiempo de nacer mi sobrina, el cuerpo me lo pedía y Guillermo vino rápido, al primer mes de intentarlo.

A menudo me he sentido un bicho raro porque la maternidad no ha añadido felicidad a mi existencia como ya he comentado, siempre he sido persona con actitud positiva en la vida y a menudo también me he recriminado por qué no ha sido tan bonito como lo que otras mujeres expresaban. Hará un año vi un programa en La 2 acerca de la maternidad en el que salían artistas, escritoras e intelectuales hablando de su experiencia. Nadie hablaba de la mía, me volví a sentir mal. ¿Por qué nadie compartía mi sentimiento? ¿seré yo?… supongo que querían subir los índices de natalidad y no les convenía hablar de cual es el sentimiento cuando tienes un hijo/a «diferente» es decir que no entra en los percentiles, estadísticas ni ritmos establecidos.maternidad

 Cuando mi hijo tenía dos años, me di cuenta en una consulta médica que algo no iba bien o dicho de otro modo, mi hijo no seguía el ritmo; coincidimos con un niño de su misma edad que hablaba por los codos, él apenas decía cuatro palabras y se mostraba nervioso y distraido. Mi madre me acompañaba y le pregunté si  creía que era «normal» que aquel niño hablara tanto, ella me contestó: -«Sí Sonia, el que habla muy poco es Guillermo»-. Me quedé sorprendida y a partir de ahí empezó mi peregrinación de un especialista a otro.

Cometí entonces muchos errores y hubiera estado mucho más tranquila si hubiera seguido mi intuición y no hubiera creído en los «profesionales» que desde el primer momento evaluaron por qué tenía retraso en el lenguaje y falta de atención: psicólogos, psicoterapeutas, psiquiatras… Hubiera afrontado mi matenidad mucho más tranquila si hubiera tenido claro que:

  • Nadie conoce mejor a su hijo que uno mismo. Ningún especialista te va a aportar nada nuevo, muy al contrario eres tú la que tienes la información. Al final de mi recorrido llegué y sigo llegando a la conclusión de que ellos no me van a resolver nada ni decir lo que es Guillermo  porque soy yo la que les aporto datos, no ellos a mí.
  • Todo tiene que corresponder a una etiqueta.  En los informes psicopedagógicos hablaban de:  «tiene rasgos de», «puede corresponder a» pero nadie se mojaba en darme un diagnóstico ni lo tengo a día de hoy.
  • Déficit de los colegios para tratar a niños con distintos ritmos de aprendizaje. En estos años me he encontrado muy pocos profesores que no sean PT (psicopedagogía terapeútica) y AL (audición y lenguaje) que realmente se hayan tomado como un reto el aprendizaje de Guillermo. Muy al contrario en el primer colegio que estuvo (le tuve que cambiar porque la presión tanto de la dirección como de los profesores fue tremenda) le hicieron un maestro de la plastilina. Os juro que no aprendió nada, nadie se ocupó de él pero hoy en día es un verdadero artista de la plastilina. Tanto trabajaron la psicomotricidad que hoy en día es sorprendente el manejo que tiene de ella.
  • Ningún informe psicoterapéutico recoge el talento artístico. La última reunión con la psicóloga del colegio no pude por menos que reirme. Su talento en el arte y la pintura es obvio pero el informe NO lo recoge. Recoge avances y ritmos de aprendizaje lentos como es obvio. Le conocen de una evaluación de un rato cada dos años, es decir de nada. Por tanto no me creo nada del informe que tengo que presentar cuando le cambie de colegio y que niego rotundamente. Hace poco el terapeuta que le trata para mejorar su atención salió con los ojos como platos cuando le mandó hacer un perrito de plastilina… y Guille salió muy contento de que le reconocieran «su arte».

Durante años me moví con miedo, un miedo que me paralizó, me hizo pequeña, muy pequeña, y que me impedía alzar la voz o estar en desacuerdo con los falsos diagnósticos u opiniones que otros vertían sobre su persona sin tener ni puta idea y sin contar con el daño que nos podían hacer, simplemente porque era un niño que daba más trabajo que cualquier otro y no sabían como tratarle o no les apetecía currar de más. Hoy en día lo tengo casi superado, sinceramente no del todo pero he trabajado y sigo trabajando mucho en ello.

Y actualmente, ¿en qué punto estamos? Guille tiene 11 años y va aprendiendo a su ritmo, diferente pero su ritmo.  Acude a terapia,es un niño alegre, con un entorno feliz, educado, sensible y un artista plástico, a veces creo que a lo mejor es un poco genio debido a su enorme creatividad y su capacidad para hacer monstruos de plastilina o LEGOS, y dibujos muy por encima de los niños de su edad… Esta mañana me sentía jodidamente imperfecta, un desastre en toda regla, pero cuando íbamos al colegio él me ha hecho parar y repetir : «No soy ningún desastre, para, respira y repite conmigo mamá, NO SOY NINGÚN DESASTRE»… posiblemente es lo que le diga yo a él para animarle y ha tomado nota.

El hecho de ser madre ya implica sufrimiento y una responsabilidad enorme. Si encima le añadimos dificultades la cuesta es mucho más arriba, pero de esta maternidad no he oído hablar a nadie, nadie me lo había contado, ningún programa de televisión, lo he tenido que descubrir yo sola y me ha costado muchas lágrimas.  Sólo soy una madre que se ha encontrado un montón de piedras en el camino, y que ha llegado a la conclusión de que o te hundes o tiras para adelante enfrentandote a todo el mundo que muchas veces se mueve por intereses personales y no por vocación. En el fondo y como me dijo una vez un psicólogo para tratarme de lo mío «a tí también te gusta ser diferente ¿no?»… Pues sí, pero ¡qué difícil es a veces salirse de la norma!

Nota: Sirva este post como un ejercicio de catarsis personal. Nunca había abierto mis entrañas para contar mi experiencia que espero que ayude a otras madres.

Anuncios

10 comentarios to “MI MATERNIDAD”

  1. Sauria mayo 19, 2014 a 10:37 am #

    Muchas gracias, jamás me has parecido un desastre y la persona maravillosa que es tu hijo es el vivo ejemplo. Los estandares son para los que necesitan que les digan que hacer con su vida, a los que nos sobran ideas y nos falta tiempo estamos fuera de eso. Menos mal, menudo tosón… jejejeje

    Se me hincha el alma de orgullo de leerte, porque creo conocer lo que te ha podido suponer compartir esto con todos los que te conocemos. Gracias, Gracias, Gracias. Mil besos guapa.

    • disertacionesorales mayo 19, 2014 a 10:44 am #

      De nada, me ha costado muchísimo hablar de ello porque los mensajes que recibía del resto sobre el tema eran toda una perfección en la que yo no me reconocía… a partir de aquí me gustaría normalizar todo s los tipos de maternidades. Qué complejo es todo¡ Mil besos

  2. Nuria mayo 19, 2014 a 2:08 pm #

    Ole por tu post! Eres muy valiente y muy generosa…y no solo queda reflejado en tu post sino en el día a día…o al menos eso vemos las personas que te conocemos.

    Desgraciadamente en esta sociedad marcada por el positivismo, todo se mide según el rendimiento y no según las posibilidades, la creatividad, por tanto se sale de esos parámetros y así nos va…

    Gracias por dejarnos leer esta sabidurñia tuya que sale de la experiencia y del corazón.Muchos besos

    • disertacionesorales mayo 19, 2014 a 3:13 pm #

      Gracias Nuria, me he vaciado total¡ Creo que lo necesitaba, es sano y necesario. Un beso

  3. Kate mayo 19, 2014 a 6:10 pm #

    Ole, ole y ole. Que valor no solo por el camino que has andado hasta ahora sino por abrir tu corazón de esta manera. Eres un ejemplo para todos. Te conocemos como fuerte, luchadora, pero incluso las personas que muestran esta faceta a la exterior sufren y mucho. La sociedad es muy injusta con los padres de hijos que no se conforman a determinadas normas y la enseñanza es totalmente cuadricular en general. Siga con tu lucha – que eres una campeona de verdad.

    • disertacionesorales mayo 19, 2014 a 6:13 pm #

      Muchas gracias Kate, seguimos en ello¡ Creo que la maternidad es una lucha en general, mi caso particular es un añadido pero no cambio a Guille por nada, mi curro me ha costado¡

      • rosa mayo 20, 2014 a 1:02 am #

        Te entiendo Sonia, tu reflexion es muy inteligente. Cuantas veces hemos hablado tu y yo de este tema.
        Me ha tocado el corazón tu escrito. Amí como tú sabes he tenido que luchar con un montón de gente para que respetarán el ritmo de mi hijo Ricardo.
        Cuando mi hijo tenía cuatro años, no hablaba emitia gruñidos, pero yo le entendia,con el tiempo fué hablado a su manera.
        Según sus profesoras era un desastre, pero yo sabía que no era así, el tenía otro ritmo al que ellas no estaban dispuestas a entender.
        HOY RICARDO TIENE 34 AÑOS Y CON 29 TERMINO LA CARRERA DE ARQUITECTURA DE INTERIORES.
        Sonia, tu niño será cuando sea mayor como le de la gana ser, no como quieran los demás que sea,y tú con tu puro amor hacia el contribuyes a ello dia a dia.

      • disertacionesorales mayo 20, 2014 a 11:34 am #

        Claro que recuerdo nuestras conversaciones. Tu tranquilidad me sirvió de mucho. Besos

  4. Yoli mayo 20, 2014 a 8:33 pm #

    Querida Sonia:
    He leído tu post y me ha llegado muy hondo.
    Estoy totalmente de acuerdo,y pese a mis escasos 20 meses en la materia, me siento muy identificada con todo.
    En aquellas clases de preparación al parto no aprendí practicamente nada,solo tópicos y unas respiraciones que de poco me sirvieron para una cesárea. Por qué no te explican la realidad y que no será precisamente el momento más bonito y feliz de tu vida?
    Como bien sabes tras el parto y debido en parte a una tiroiditis post-parto y a mi exceso de perfección y preocupación, sufri una grave depresión de la que todavía hoy me estoy recuperando.
    Aunque mi niña era y es lo que mas quiero y querré en la vida, me sentía infeliz y no podía seguir adelante,llegando incluso a pensar que yo era el único problema, que hacía sufrir a los que me quieren y pensando completas locuras.Afortunadamente supe pedir ayuda a tiempo, consiguiendo con mucho esfuerzo sentirme feliz.
    Lo que comparto totalmente contigo es el antes y el después de la maternidad. Desde el día que nace tu hijo la vida te cambia por completo y TODO gira entorno a él. Ese pequeño ser que nació de tus entrañas ocupará siempre el lugar numero 1 de tus pensamientos para toda la vida.Sin Duda todo merece la pena por ellos y siempre son un regalo,con o sin problemas.
    Lo que tengo clarisimo es q los psicólogos, pedagogos y compañía pueden decir misa…pero Guille es un niño especial y único, tu niño,el que es capaz de sacarte una sonrisa un día triste,y el que te quiere incondicionalmente. Y sí, es especial por tener una madre como Tú
    Un besazo

  5. Yoly junio 3, 2014 a 1:15 am #

    Sólo cuando tienes un problema te das cuenta, por indagar o por contacto, la cantidad de gente que hay cómo tú y cuando a tu hijo le sucede un accidente o un problema endógeno ves que no estás sola, que no eres rara y que incluso hay mamás que se cambiarían por ti.
    Yo, hubo un momento de mi vida, que llegué a pensar que lo raro es tener un hijo normal, dar a luz un niño con los parámetros físicos y fisiológicos dentro de un rango estipulado. Estuve rodeada de madres sufridoras y angustiadas, no me hizo sentirme mejor porque era mi hijo el que se moría, pero me hizo no odiar al resto de madres que sólo disfrutan de sus hijos.
    Hoy en día sufro: Sufro por lo que pudo seguir siendo y no ha sido; sufro por no poder tener la posibilidad de cambiar el pasado; sufro por el futuro incierto de mi hijo, por su baja autonomía y sobre todo por las odiosas comparaciones que se me ponen delante y no dejo pasar; así que he decidido vivir el día a día, minuto a minuto y afrontar los problemas cuando llegan, no antes; dejar que las cosas fluyan solas (no confundir con cruzarme de brazos) y hacer de cada pequeño logro, una victoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: